Hilos tensores en glúteos

Cuando nos encontramos ante un glúteo sea de un hombre o de una mujer que está terso y joven, bien formado pero caído, podemos elevarlo mediante unos hilos tensores, sin necesidad de pasar por una cirugía de prótesis o lifting de glúteos.

Es una buena opción para elevar aquellos glúteos caídos pero no flácidos o con exceso de piel.

La técnica de elevación de glúteos mediante hilos tensores consiste en pasar una serie de hilos especiales preparados para ello.

¿Cómo se hace?

Se introducen mediante anestesia local y sedación a través de unas agujas especiales que ya vienen con los hilos tensores.
Estas agujas se pasan desde el pliegue interglúteo, es decir, por encima de la línea que separa los dos glúteos hacia cada uno de los lados. Se vuelven a pasar de 4 a 8 hilos por cada lado, según el tamaño o elevación que deseemos obtener.

Una vez pasados los hilos no se tensan, sino que se dejan debajo de la piel durante unos 3 o 4 meses. Es pasado este tiempo cuando aconsejamos estirarlos, colocamos anestesia local en la zona interglútea superior donde hemos dejado los extremos de todos los hilos y desde allí los tensamos.

Esta segunda intervención para  tensar los hilos siempre es más fuerte, más duradera y efectiva que cuando los tensamos en el primer tiempo de la operación. Así pues, la operación consta de dos tiempos: el primero, el de colocación de los hilos; y el segundo, el de tensado y elevación de los glúteos.

Ambos tiempos quirúrgicos se hacen bajo anestesia local y sedación y no precisan de ningún postoperatorio especial, sólo  tomar un antibiótico para prevenir su infección o rechazo.

Leer más >
> Ocultar

Hilos tensores en glúteos