Bioplastia y lipofilling

Bioplastia y lipofilling
Valore esta página

Estos dos términos médicos están en auge en el mundo de la medicina y cirugía plástica, reparadora y estética.

Definimos la bioplastia como el conjunto de técnicas no quirúrgicas, que unidas, permiten cambiar rasgos físicos de la cara o permiten un rejuvenecimiento.

Hasta hace unos años se aplicaban por separado, consiguiendo unos resultados pobres, poco visibles e incluso poco duraderos a base de varias sesiones y tratamientos.

Con el nuevo concepto de bioplastia potenciamos los resultados y su durabilidad.

El conjunto de procedimientos que debemos hacer a un paciente que nos solicita una bioplastia son los siguientes:

– Infiltraciones de vitaminas
– Oligoelementos
– Ácido hialurónico
– Hidroxiapatita de calcio
– Botox, radiofrecuencia bi o tripolar
– Unido al láser ablativo o fraccionado
– Fenoles u otros peelings abrasivos además de los hilos suspensores y productos vehiculizantes

Si a todo este cóctel de tratamientos faciales le añadimos las infiltraciones de tejido graso enriquecido con células madre, es decir, el lipofilling, podremos afirmar entonces que el resultado final és óptimo y muy parecido al de los liftings quirúrgicos. El lipofilling ha permitido revolucionar también el concepto de lipoplastia moderna o tridimensional.

Los injertos de grasa y las células madre nos abren un amplio abanico de posibilidades terapéuticas en el mundo de la belleza o cirugía plástica, reparadora y estética.

La bioplastia no requiere pasar por quirófano ni ingreso hospitalario, tampoco de anestesia, aunque si el paciente lo prefiere puede hacerse una leve sedación.

El conjunto de técnicas y productos a emplear lo determinaran siempre el cirujano y el paciente de manera colaborativa según el resultado deseado: un leve rejuvenecimiento, un rejuvenecimiento más notorio o cambiar algún aspecto de la fisonomía facial, como un vector negativo, un descolgamiento, un defecto no deseado, etc.

Tanto la bioplastia como el lipofilling se consideran tratamientos únicos, es decir, no precisan de acudir de mantenimiento alguna ni se realiza en varias sesiones, aunque no excluye la posibilidad de hacer algún retoque a la semana del tratamiento a los 3 meses para potenciar o evidenciar más el efecto obtenido.

Los precios son más asequibles que las intervenciones de estiramiento de piel o músculo pero son muy variables de un paciente a otro según sea el cóctel de tratamientos a utilizar en cada bioplastia y según el tipo de piel y envejecimiento fisiológico de cada paciente en particular.

Debemos ser conscientes en todo momento de que la bioplastia con lipofilling tiene unas indicaciones determinadas y no se debe abusar ni emplear en cualquier paciente. No se trata de sustituir una técnica de rejuvenecimiento por otra, sino complementarlas y saberlas indicar.

Como en cualquier tratamiento, ya sea médico o quirúrgico, los abusos pueden provocar deformaciones que en algunos casos pueden ocasionar un resultado no deseado o poco natural.

En Clínica Sanza siempre se busca el tratamiento más sencillo, menos agresivo, más económico, más natural y que en definitiva, aquel que consiga el resultado deseado por el paciente. Si con ello es mejor reposicionar o estirar un exceso de piel, grasa o músculo, nunca haremos una bioplastia, si no un weekendlift o si se precisa un lifting convencional.

Es por ello que un buen profesional debe conocer todas las técnicas médicas y quirúrgicas para poder aplicar la más indicada para cada paciente y también la más elegante.