mamas, reduccion mamaria

Reducción mamaria

Reducción mamaria

Consiste en la corrección de la hipertrofia mamaria, una patología causada por el aumento exagerado del volumen mamario. Este aumento puede presentarse en la pubertad. Se le conoce como hipertrofia virginal mamaria y se debe a una hipersensibilidad del pecho a las hormonas femeninas. En estos casos la mama suele presentar un aspecto homogéneo, turgente, fuerte y elástico, pero grande e incómodo, o acomplejante.

A medida que la edad avanza, la hipertrofia mamaria suele ser debida al aumento progresivo del tejido graso que conforma la mama y puede acompañarse o no de hiperdesarrollo del tejido glandular. La mama es grande, menos turgente, poco elástica, con una pobre vascularización interna y una marcada red venosa superficial.

El incremento de volumen en conjunto con las características de la piel acostumbra a originar estrías, que no son más que cicatrices causadas por la ruptura de la piel al ser incapaz de contener la expansión del tejido.

El aumento considerable del volumen mamario suele condicionar la calidad de vida de muchas pacientes, estigmatizando su forma de vestir, la práctica de deportes, su desarrollo a nivel social y afectando a la autoimagen individual. Aparte de las consideraciones estéticas ya mencionadas también hay afecciones funcionales, ya que la mama hiperdesarrollada provoca alteraciones en la dinámica de la bipedestación, con desbalance del equilibrio de fuerzas que soporta la columna dorsal y alteraciones cutáneas a nivel del surco submamario o dolor de hombros por el sujetador, entre otras patologías.

PERFIL DEL PACIENTE

Normalmente, mujeres que consideran que sus pechos son demasiado grandes y que desean su tamaño y forma.

PROCEDIMIENTO

Existen distintas técnicas para la resolución de esta patología, y todas ellas pretenden elevar el complejo areola-pezón; reducir el tamaño de la mama; conseguir un volumen, forma y simetría lo más perfectos posible, y todo ello con un mínimo de cicatrices residuales que estén lo más disimuladas posibles. El Dr. Sanza da gran importancia a las cicatrices y por ello es bien conocido por sus técnicas de mínima cicatriz y mejores resultados.

La elección de una técnica u otra dependerá de las características y el volumen de la mama. Entre las características mamarias que más lo determinan están la altura del pezón, el ancho de la base mamaria, la extensión de la mama y la distancia intermamaria.

La cirugía de reducción y la de elevación son similares y comparten pasos en común. La mayoría de pacientes que acuden a la consulta por un problema de hipertrofia mamaria suelen también tener algún grado de ptosis mamaria (es decir, caída de pecho), por lo que se deben corregir ambos problemas en la misma intervención.

Durante la intervención, intentamos siempre minimizar las cicatrices, es por ello que nunca o casi nunca dejamos ninguna cicatriz horizontal (la famosa “T” invertida o ancla), técnica que a pesar de los estigmas cicatriciales sigue haciéndose con demasiada frecuencia en la actualidad (desafortunadamente).

Las cicatrices suelen quedar muy finas y apenas visibles en la mayoría de los casos, y en las contadas ocasiones en que quede alguna cicatriz demasiado evidente, siempre se pueden llevar a cabo procedimientos correctivos; ya sea mediante un pequeño retoque de dichas cicatrices con el fin de hacerlas prácticamente imperceptibles, o incluso tatuando las mismas.

Actualmente contamos con un aparato que ya estamos utilizando en la unidad de cirugía mamaria de Clínica Sanza para la desaparición de cicatrices o como mínimo para conseguir su máxima atenuación, incluso en casos de estrías mamarias o de otras zonas corporales. Si no desaparecen por completo, sí podemos apostar para que sean mucho más imperceptibles y mejoren de forma increíble.

DURACIÓN DE LA INTERVENCIÓN

De 2 a 3 horas

PROTOCOLO

Preoperatorio

  • Evaluación de la zona para determinar la adecuación del tratamiento
  • Seguir pautas concretas que determine el doctor
  • Analítica y pruebas sobre el estado cardíaco y respiratorio
  • Ecografía y/o mamografía

Anestesia

  • Local y sedación; en contados casos, general

Hospitalización

  • Ambulatoria o ingreso de 24 h

Postoperatorio

  • Medicación si se requiere
  • Drenaje y vendaje compresivo de 24 h a 48 h
  • Esparadrapos especiales durante 4 o 5 días
  • Una vez retirados el drenaje, el vendaje y los esparadrapos, sujetador especial
  • Revisiones obligatorias al cabo de unos días, de unas semanas y de unos meses, según prescripción

Convalecencia

  • De 3 a 4 días
  • Evitar cargar pesos y hacer movimientos bruscos de 10 a 15 días
  • Uso de sujetador deportivo, y de ropa cómoda y holgada durante una semana
  • No practicar deporte ni actividades que requieran esfuerzo y movimientos extensos durante al menos un mes
RESULTADOS

Recolocación de las mamas de forma bonita y elegante

Equilibrio y simetría de mamas

Excelentes resultados, muy naturales y con un mínimo de cicatrices

Mejora del perfil psicológico y la autoestima del paciente

GRADO DE DIFICULTAD

Intervención sencilla-media

NIVEL DE RIESGO

Bajo-medio, según tamaño de las mamas

Riesgos propios de la intervención: alteraciones en la sensibilidad del complejo areola pezón, posible alteración en la lactancia, cicatrices que precisen de un retoque para majorarlas

Riesgos de toda intervención: hemorragia, infección, alteración de la cicatrización

Sea cual sea tu caso, no dudes en consultarnos
Clínica Sanza, calidad de servicio
Ven a vernos sin compromiso o contacta con nosotros