Factores de crecimiento PRP

Factores de crecimiento PRP
Valore esta página

El rejuvenecimiento facial mediante la utilización de factores de crecimiento plaquetarios constituye un importante avance en la medicina estética. Se basa en la regeneración, reparación y bioestimulación de los tejidos, mediante la estimulación de los fibroblastos con Factores de Crecimiento Plaquetario (PRP).

Los fibroblastos son células presentes en el tejido conjuntivo, es decir en la piel, las cuales son responsables de la producción de colágeno y ácido hialurónico, entre otros. Además son capaces de estimular a determinadas enzimas que intervienen en la antioxidación celular, teniendo un efecto antioxidante.

Se obtiene una pequeña muestra de sangre (aproximadamente 20 cl) del paciente para procesarla mediante centrifugación y así separar la fracción de plasma donde se encuentran las plaquetas, que contienen en su interior los factores de crecimiento plaquetario, de manera que podamos extraerlos e infiltrarlos en la piel del paciente para estimular la regeneración y reparación cutánea (bioestimulación de la piel).

– La fracción 1: tercio superior, es la más pobre en plaquetas y por consiguiente también pobre en factores de crecimiento (Plasma Poor in Grow Factors) o Plasma Pobre en Plaquetas.

– La fracción 2: tercio intermedio, presenta una proporción de plaquetas muy similar a la que existe en sangre periférica y la definimos como PGF (Plasma Grow Factors) o Plasma con Factores de Crecimiento.

– La fracción 3: tercio inferior, corresponde a la porción más rica en plaquetas y por tanto en factores de crecimiento plaquetario y la definimos como PRGF (Plasma Rich in Grow Factors) o Plasma Rico en Factores de Crecimiento Plaquetario.

En el tratamiento de bioestimulación facial con factores de crecimiento plaquetario solo usamos las porciones 2 y 3, a las que añadimos cloruro cálcico para liberar los factores.

También combinamos la infiltración de factores de crecimiento plaquetario con la infiltración de vitaminas, aminoácidos, antioxidantes y ácido hialurónico, consiguiendo así resultados muy evidentes y satisfactorios en la cara, el cuello, el escote y las manos.

En el campo de la medicina estética es un tratamiento que puede ser positivo desde pacientes muy jóvenes hasta personas de mayor edad.

El protocolo de aplicación y frecuencia de este tratamiento es variable en cada paciente y dependerá del grado de envejecimiento cutáneo. También se necesitará un mayor número de sesiones en pieles muy castigadas, mal nutridas, en personas fumadoras, con exceso de sol y pocas horas de descanso.