Toxina botulínica

¿Qué es la Toxina Botulínica?


La toxina botulínica por lo tanto, es un complejo de neurotoxina secretada por un microorganismo llamado Clostridium Botulinum, esta toxina es completamente biológica, es decir, que no es creada química ni sintéticamente. Funciona bloqueando la liberación de acetilcolina a nivel de las terminaciones nerviosas colinérgicas periféricas, logrando así la relajación temporal de la musculatura estriada, (que es todos los músculos que utilizamos para realizar movimientos voluntarios). En resumen: Relaja los músculos que deseamos.

Clínica Sanza en Barcelona, es un centro de referencia en el tratamiento del botox.

toxina botulínica

Tipos de Toxina Botulínica


Las diferentes cepas de Clostridium Botulinum producen 7 tipos de toxina inmunológicamente distintas (de la A a la G). Las aprobadas para uso clínico son la A y B. Entre ellas la más usada es la tipo A por su eficacia. En Europa se comercializan distintas marcas de toxina botulínica tipo A. Las diferencias esenciales entre una marca y otra son prácticamente la presentación y el laboratorio que las fabrica. toxina botulínica Un estudio realizado por las Dras. Mar Mira y Sofía Ruíz, especialistas en medicina estética, en el que se utilizó una muestra de 33 pacientes mujeres y hombres, entre las edades de 20 – 65 años, en una duración de 6 meses; demostró que no habían diferencias significativas entre las tres marcas mencionadas, aprobadas para uso cosmético en España. Los parámetros a evaluar fueron:

  1. El tiempo hasta el inicio de la acción
  2. Dolor de la inyección
  3. Resultados
  4. Duración de los efectos
  5. Efectos secundarios; los cuales no se encontraron ninguno.

Usos de la Toxina Botulínica

Inicialmente el uso de este tratamiento fue médico. La primera aplicación clínica de la infiltración local de toxina botulínica se realizó en 1977 como tratamiento corrector del estrabismo, una patología oftalmológica que se caracteriza por la hiperactividad de los músculos encargados de movilizar el globo ocular. Desde entonces, su uso se ha extendido no solo en el ámbito de la medicina curativa, sino también en el de la medicina y cirugía estética. Existen cada vez más aplicaciones para este tratamiento,  pero en este artículo nos enfocaremos en el uso estético del mismo. Podemos distinguir distintos tipos de aplicaciones en función de los puntos de inserción y el efecto cosmético deseado. Dentro de las aplicaciones estéticas se destacan las siguientes: Arrugas faciales, hiperhidrosis (sudoración excesiva) y elevación de cejas.

Tratamiento de arrugas faciales

Este es el tratamiento estético más popular de los últimos años.

Todos conocemos a alguien o sabemos de personas que se han realizado este tratamiento, sin embargo no puede tomarse tan a la ligera.

Para el tratamiento de las arrugas faciales es necesario tener un amplio conocimiento de la musculatura facial, además de experiencia y destreza para lograr óptimos resultados estéticos.

Por esto Clínica Sanza le recomienda que sea un profesional altamente capacitado quien realice el procedimiento.

Para poder explicar mejor el tratamiento de arrugas con toxina botulínica, conviene saber que hay dos tipos de arrugas, y ambas son tratables: arrugas dinámicas y estáticas.

Arrugas dinámicas:

Estas son todas aquellas arrugas, o surcos en la piel, que se denotan al momento de realizar una expresión o algún movimiento facial como sonreír o fruncir el seño. Estás arrugas no suelen causar ninguna molestia a nadie, pero con los años puede ser que sean cada vez mas profundas y notorias, incluso molestas a ciertas edades o antiestéticas.

Arrugas estáticas:

Las arrugas dinámicas con el paso del tiempo se convierten en estáticas, esto quiere decir que, sin necesidad de hacer ninguna expresión o movimiento voluntario, se ven a simple vista en el rostro.

arrugas faciales

Estas arrugas aparecen conforme avanza la edad.

Como se mencionó anteriormente, ambos tipos de arrugas son tratables, siempre y cuando se analicen cuidadosamente los puntos de aplicación de la toxina botulínica.

El médico debe valorar bien su rostro y gesticulaciones, así como sus líneas de expresión. Prestar atención a cada uno de los movimientos faciales que le molesten y ponerse de acuerdo con usted en que arrugas y líneas de expresión se pueden atenuar o paralizar completamente para que el resultado se vea como el que usted desea.


Tratamiento de hiperhidrosis (Sudor)

La hiperhidrosis es una hiperestimulación de las glándulas sudoríparas, de cualquier parte del cuerpo, la cual puede detenerse mediante la toxina botulínica.

El tratamiento con toxina botulínica tipo A para la hiperhidrosis frontal, axilar, palmar o plantar es sumamente efectivo. El mecanismo de acción de la toxina a este nivel, consiste en la denervación química de los receptores de las terminaciones nerviosas simpáticas en las glándulas sudoríparas, lo que inhibe la creación de sudor. Los resultados son percibidos a los 3 o 4 días de la aplicación del tratamiento, y la duración del tratamiento es de unos 6 meses.

La aplicación del tratamiento repetidamente a lo largo de los años, puede hacer desaparecer el problema definitivamente, por lo que aconsejamos repetirlo 2 o 3 veces al año, si es preciso, y durante unos años para que cada vez necesite menos dosis o conseguir resultados definitivos.


Elevación de las cejas

Otra forma de utilizar la toxina botulínica es para la relajación de la porción lateral y externa del músculo orbicular del ojo. El efecto estético de la elevación de la cola de la ceja es un signo de rejuvenecimiento sobre todo en las mujeres.

Debemos tener en cuenta que el músculo que se encarga de levantar las cejas es el músculo frontal, sobretodo en su parte central.

En la parte lateral o cola de la ceja el músculo orbicular, justo debajo del pelo de la ceja, tiene la función de tirar la ceja hacia abajo, por lo que al aplicar  toxina botulínica en esta región, se logra relajar este músculo y así elevar la cola de la ceja para dar una apariencia más refinada y juvenil.

Se ha de ir con cuidado de no elevar demasiado la cola de las cejas y provocar el efecto de cara de sorpresa.

Fotos antes y después de aplicar toxina botulínica

  • toxina botulínica
  • toxina botulínica
  • toxina botulínica